GOB BC

miércoles, 2 de marzo de 2016

Presenta diputada Eloísa Talavera Hernández iniciativa para garantizar acceso universal a la salud

Para lograrlo, será necesario un padrón único de beneficiarios entre instituciones, un costeo de servicios unificado y el uso de expedientes clínicos electrónicos para su efectividad




CIUDAD DE MÉXICO. Contribuir a la integración operativa y no jurídica del Sistema Nacional de Salud a fin de motivar el uso eficiente de los recursos y de la capacidad instalada del mismo, generando las mejores condiciones para que se proporcione atención médica oportuna e idónea, es el objetivo principal de la iniciativa, informó la vicecoordinadora de proceso legislativo de su bancada en San Lázaro, Eloísa Talavera Hernández.

Resaltó que el Grupo Parlamentario de Acción Nacional de la Cámara de Diputados, ha insistido en la necesidad de realizar las acciones legislativas necesarias para dar paso a la unificación operativa de los servicios de salud del país.


Explicó que se han presentado iniciativas que han tenido el objetivo de garantizar el reconocimiento de la portabilidad de la calidad de usuarias de los servicios de salud de carácter público, para todas las mujeres embarazadas que cursen por un episodio de emergencia obstétrica, así como, para sentar las bases de la unificación operativa de dichos servicios de salud.

El presente proyecto legislativo, dijo, toma como base la iniciativa presentada en ese entonces por la Diputada Raquel Jiménez Cerrillo y agrega elementos para el desarrollo, como finalidades del derecho a la protección de la salud, de la protección y garantía de la portabilidad de la calidad de usuario de los servicios de salud y de los servicios de salud de carácter Universal y operativamente unificados.

Recordó que dentro del Pacto por México, es la única iniciativa que no se ha consolidado y su garantía era impulsar una reforma fiscal diferente a la que se aprobó, sin embargo dar paso a esta iniciativa es urgente porque se está colapsando el sistema de salud en México.

“Pretendemos impulsar la integración operativa de los servicios de salud de carácter público, en primera instancia y en segunda, generar las condiciones jurídicas para que el Sistema Nacional de Salud, tenga como objetivo, el desarrollo de Servicios de Salud de carácter Universal y operativamente unificados, sobre la base del intercambio de servicios de salud para la protección y garantía de la portabilidad de la calidad de usuario de los servicios de salud, para toda persona” refirió.

Agregó que la iniciativa también propone que se imponga la obligación, a las instituciones de seguridad social más importantes del país (IMSS e ISSSTE), así como al Sistema de Protección Social en Salud, de dar servicio en sus instalaciones a los beneficiarios de los dos institutos y de ese sistema que tengan una emergencia médica o se encuentren imposibilitados por su ubicación geográfica para acudir a un establecimiento de la institución o el sistema del que sea beneficiario.

Talavera Hernández resaltó que la iniciativa procura evitar un amplio impacto financiero al IMSS, al ISSSTE y al Sistema de Protección Social en Salud, por ello les otorga la facultad para determinar los costos de recuperación y los obliga a cubrir dichos costos cuando se trate de sus respectivos beneficiarios.

Refirió que cada beneficiario tiene una cobertura definida de acuerdo a la institución en la que está afiliada y al asistir a una institución diferente a la suya, recibirá la atención de la cobertura a la que tiene acceso.

Ejemplificó que de materializarse la iniciativa, se evitará que una niña que viva en una zona de difícil acceso y que sea beneficiaria de una institución de seguridad social por que su padre al haber migrado pudo hacerse de una relación laboral formal, sea atendida en el único centro de salud de su comunidad, aunque este sea del Seguro Popular, evitando que tenga que recorrer miles de kilómetros para llegar a una zona urbana donde haya una Unidad Médico Familiar del IMSS o del ISSSTE.

Puntualizó que la cobertura universal significa que toda persona posea el acceso necesario e indispensable, en un estado o país, a las intervenciones esenciales en salud, logrando combatir tres grandes males de nuestros Sistema Nacional de Salud: el centralismo hospitalario, la fragmentación del funcionamiento operativo de los Servicios de salud y la falta de intervención del régimen privado, en los grandes problemas de salud pública de la población más desfavorecida.