GOB BC

miércoles, 9 de diciembre de 2015

Palco de Prensa: También lloran.

  

Por : Gilberto LAVENANT
Cosas curiosas de la política. Mientras que los miembros del Partido del Trabajo, dan brincos de gusto, por haber logrado conservar su registro, que les permitirá participar en los comicios locales del 2016, otros políticos están que no se la acaban, porque tendrán que desocupar las diputaciones plurinominales que ya les habían asignado y que conforme la legislación electoral, le corresponden al PT.
Formalmente hablando, la autoridad electoral, ya había retirado el registro al Partido Humanista y al Partido del Trabajo, por no haber alcanzado el 3% de votos, en los comicios federales del pasado 7 de junio.

El 6 de Noviembre, el Consejo General del Instituto Nacional Electoral, aprobó la pérdida de registro nacional del Partido Humanista y del Partido del Trabajo.
Para el PT, surgió una tabla de salvación. Al declararse nulos los comicios del Distrito I, de Aguascalientes, se tuvieron que repetir el domingo pasado. El Partido del Trabajo logró el 10% de la votación nominal, que sumados a los que había logrado a nivel nacional en junio pasado, competo y rebasó el 3 % exigido para sobrevivir.
Como era de esperarse, los petistas están que brincan de gusto. Los que  lloran, son los políticos de los partidos que habían sido beneficiados con la supuesta pérdida del registro del PT.
Para empezar, cabe observar que el Partido del Trabajo, en la anterior legislatura federal contaba con 15 curules. 5 de mayoría relativa y 10 de representación proporcional. En los comicios del pasado 7 de junio. Logró 6 diputaciones de mayoría relativa y ninguna de representación  proporcional, cuando que sus votos a nivel nacional, no le daban el 3 % requerido, para conservar su registro.
Según estimaciones, conforme a los resultados electorales de las elecciones intermedias, al PT le corresponderían al menos dos diputaciones federales, por la vía plurinominal. Como la pérdida de su registro nacional, era ya un hecho, esas dos diputaciones las acapararon otros partidos políticos.
No habían tomado en cuenta, que el recuento de votos, no estaba cerrado, pues ante la anulación de las elecciones del Distrito I de Aguascalientes, aún “se le movía una patita” al PT.
El domingo pasado, se repitieron los comicios del citado distrito electoral en Aguascalientes y al PT le fue más que bien. No ganó la diputación en disputa, pero si captó los votos suficientes para conservar su registro.
Esto ha preocupado a los partidos que se habían beneficiado, con la presunta desaparición del Partido del Trabajo.
Una de las afectadas, podría ser la expresidenta del PRI estatal, Nancy Sánchez Arredondo, quien entró “de panzaso” al Congreso de la Unión, pues iba en el número 10 de la lista de precandidatos plurinominales, por la Circunscripción número 01-
Se recuerda que se especuló bastante la posibilidad de que quedara fuera y fue hasta que se sumaron todos los votos, a nivel nacional, que               
Se le mandó llamar, para que se integrara a la Cámara de Diputados Federales.
La circunscripción 01, está integrada por los Estados de Baja California, Baja California Sur, Chihuahua, Durango, Jalisco, Nayarit, Sinaloa y Sonora. El PRI tenía prácticamente seguras 9 posiciones plurinominales. La dirigente priísta bajacaliforniana, estaba en el número 10.
Así como se decía que Nancy Sánchez, estaba en la “cuerda floja” y su ingreso a la legislatura federal, era incierto, ahora está en riesgo su permanencia, Podría verse obligada a desocupar la curul, para que la ocupe algún representante del PT.
Lo mismo podría ocurrir, con los legisladores federales de Baja California, que también llegaron por la vía plurinominal. Por ejemplo Cinthia García Soberanes, de Movimiento Ciudadano.
O cualquiera de los tres del PAN, Eloísa Talavera, Gina Cruz Blackdellge o José Teodoro Barraza.
O bien el tecatense José Alfredo Ferreiro Velazco, de Encuentro Social.
Ha de ser feo, que, ya estando sumamente cómodos en la curul, les digan que tienen que desocuparla, porque, conforme a la cuenta final de votos, no les corresponde.
Ya no recibirán un sueldazo, ni trato especial de legisladores federales. No solamente llorarán, sino que cantarán aquella canción de Cornelio Reyna : “Me caí de la nube en que andaba, como a 20 mil metros de altura”.    
Es difícil, dejar de ser parte de la “realeza”, para volver a ser un simple ciudadano.  
El tener que buscar un empleo y trabajar, para desquitar el sueldo. Es más, para realmente hacer algo productivo.
La política echa a perder, hasta el más decente y trabajador de los individuos.
La política les hace holgazanes e improductivos.  Sacarse la lotería y tener que regresar el premio. Eso si es mala suerte. Para llorar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario