GOB BC

martes, 7 de julio de 2015

Preocupante situacion, sin apoyo oficial, los enfermos renales

El Seguro Popular no los incluye en su cobertura, el Gobierno del Estado poco o nada aporta a una solución, y mientras el IMSS protege a sus derechohabientes, el XXI Ayuntamiento sí le ha dado seguimiento a 300 afiliados a la Asociación TIROMET



QPBC ANPAC, TIJUANA.- Lo más grave de la elevada incidencia de personas con enfermedades renales es que casi no cuentan con apoyo oficial, ya que la mayoría no están afiliados a ningún Sistema de Salud Pública, y el Seguro Popular no los incluye en su cobertura, por lo que, de no atenderse pronto esas contingencias, pueden ocupar las enfermedades renales los primeros lugares de problemas de salud pública en el país.
Así lo advirtió, ante integrantes de la Asociación Nacional de Periodistas A.C. (ANPAC) de Baja California, el Presidente de la Asociación de Transplantados y Enfermos Renales TIROMET A.C., Alejandro Vizcarra Estrada, quien lamentó que el Gobierno del Estado del sexenio anterior poco o nada aportó a una solución, y la actual administración, les ha prometido apoyo que hasta el momento no se ha dado.

Con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Sí tienen una excelente coordinación, pero por supuesto, atienden solamente a sus derechohabientes.
Fuera de la coordinación con el IMSS, el único apoyo oficial que se ha tenido desde hace más de un año a la fecha es el del XXI Ayuntamiento de Tijuana, que Preside el doctor Jorge Astiazarán Orcí, que no solamente aceptó el reto de atender todos los casos de enfermos renales que le presenta don Alejandro Vizcarra, sino que además, sí les ha dado seguimiento a los 300 afiliados a la Asociación de Transplantados y Enfermos Renales TIROMET A.C., y eso ha marcado un hito en las gestiones que lleva realizando desde hace seis años dicha agrupación civil.
Recuerda don Alejandro Vizcarra precisamente que al principio de esta administración le informaron que estaba incluido él como parte de la Junta Municipal de Gobierno, en la cual participan tres asociaciones civiles, y él manifestó en la primera reunión a la que fueron convocados: “Debo de informarles que TIROMET va a desaparecer, pues ya no puedo más, las solicitudes de apoyo que me solicitan cientos de personas enfermas del riñón rebasan con mucho mis capacidades de resolverles”.
“Ante eso, el doctor (Astiazarán) me dijo: envíe aquí al doctor Luis Alonso Villegas a todos los enfermos renales a los que no les encuentra quién los apoye. A lo que le dije: ¿Está seguro, doctor; sabe que necesitan hemodiálisis tres veces por semana? A lo que respondió que sí, que le enviara a los que necesitaran ayuda, y todavía objeté: ¿Cree que podrán darle cobertura a todos, y que cada uno representa mucho dinero de apoyo? Y me contestó: Sí, lo sé, porque en la Cruz Roja nos llegaban muchas personas con esos problemas y los atendíamos, pero ahora yo estoy además donde puedo ayudarles con lo que necesiten. Y así ha pasado: en más de un año no han sido rechazados ninguno de nuestros 300 afiliados”.
Antes de relatar ese encuentro y compromisos que se han estado cumpliendo, el Presidente de TIROMET admitió que la magnitud de los problemas de enfermos renales “se agravan por falta de voluntad política”, y luego de relatar este trato que les da el doctor Jorge Astiazarán, Alejandro Vizcarra lo confirma: “si esa misma voluntad política que tiene el doctor (Astiazarán) la tuvieran todos los demás gobernantes y funcionarios, se encontraría una solución integral y definitiva”.
Recordó, por ejemplo, que en la pasada legislatura, ante la cual habían presentado una propuesta para que el Seguro Popular sí contemple las enfermedades renales en su cobertura, y se elaboró precisamente el decreto número 43, para que el Gobierno de José Guadalupe Osuna Millán lo hiciera obligatorio, y el decreto fue vetado.
Asimismo, comenta que tiene buena relación con el doctor Sergio Tolento Hernández, Secretario de Salud del Estado, pero hasta el momento no han aterrizado en nada concreto, acaso algunos apoyos ocasionales para hemodiálisis, y esas, a través de Desarrollo Social del Estado, y de todas maneras siguen mandándole pacientes del Hospital General con enfermedad renal, a los cuales canaliza al Ayuntamiento.
Por otro lado, Vizcarra Estrada reiteró que el sueño de TIROMET es la creación de la Clínica gratuita, la cual no pudo ser posible en la colonia Independencia, por razones que no quiso explicar, por hechos lamentables que acaecieron, pero están en trámites y gestiones  para que logre al fin cristalizarse ese proyecto, en otro lugar que ya tienen ubicado, y que prácticamente han conseguido ya el dinero necesario para ponerla en funcionamiento en el mediano plazo, aunque observan que no será completamente gratuita.
Lo que sí garantiza don Alejandro Vizcarra es que la Clínica dará servicios a costos muy bajos, basados en estudios socio-económicos, y que estarían, por ejemplo, desde 100 a 500 pesos cada hemodiálisis, siendo que los costos de esos tratamientos son de mil pesos por cada sesión, y los enfermos renales que requieren de ese tratamiento deben suministrarlos tres veces por semana.
Precisamente por lo costoso de esos tratamientos es que mueren muchos enfermos renales, pues como puede notarse, de mil pesos por sesión, tres veces por semana, los que son de escasos recursos obviamente no pueden costear 12 mil pesos al mes, y muchos con suficiencia económica empobrecen, pues ese ritmo lo llevan durante años, y como quien dice, la enfermedad la sobrelleva la familia entera.
De los afiliados a TIROMET han muerto 30 personas en el lapso de seis años, por ser de escasos recursos, y a pesar de los apoyos conseguidos para ellas por la Asociación Civil, y en algunos casos, por descuidos y negligencias del paciente o familiares. Sin embargo, en ese tiempo TIROMET ha logrado, con muchos esfuerzos, que 72 personas hayan recibido transplante de riñón, y eso les ha resuelto la vida. Son pocos, pero es un éxito, pues en México no hay cultura de la donación de órganos, y cada enfermo renal puede tardar años en lista de espera para que aprueben un protocolo de transplante de riñón.
Hay 11 millones de mexicanos que padecen de enfermedades renales, de los cuales 160 mil se encuentran en etapa terminal, es decir, con Insuficiencia Renal Crónica Terminal (IRCT), que, de no ser atendida adecuadamente, ha conllevado al fallecimiento de 70 mil personas cada año.
Esas estadísticas tienen un parámetro parecido en Baja California, y como antes se advirtió, la respuesta oficial es muy tibia, casi fría, y son muchos los reclamos que han hecho de hacer valer el precepto Constitucional de que “Todos los mexicanos tenemos derecho al acceso a los servicios de salud pública”.
Lamentablemente, observó el Presidente de la Asociación de Transplantados y Enfermos Renales TIROMET A.C., tampoco hay cultura de la prevención, y tanto la prevención como la cultura de la donación de órganos, son responsabilidad compartida de sociedad y gobierno, pero en los casos mencionados, esos temas son tratados superficialmente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario