GOB BC

SE ACERCA UN NUEVO ORDEN MUNDIAL SIN DIOS

SE ACERCA UN NUEVO ORDEN MUNDIAL ALEJADO DE DIOS

AUDIO COMPLETO ORIGINAL DE FUNCIONARIO CORRUPTO DE TIJUANA

JUNTOS LO LOGRAREMOS

sábado, 15 de octubre de 2016

DESACATO A ORDEN DEL TRIBUNAL DE ARBITRAJE DE B.C. DE FUNCIONARIOS MUNICIPALES DE TIJUANA EN LA IMPUNIDAD.

Un acto de traición sindical más, del encargado de proteger los derechos de los trabajadores burócratas Manuel Oceguera Villa.

Arbitrariedades que exhiben red de complicidad del gobierno municipal  y el Sindicato de Burócratas.






QPBC TIJUANA.- Ante la remoción arbitraria de su comisión y punto de trabajo, y que fue ordenada para ser reconocida por el mismo Tribunal de Arbitraje a funcionarios del ayuntamiento, al día de hoy  no se ha movido un solo dedo.

Todo empezó por que la Lic. Alma Bertha Ramos Rodríguez recibió la notificación el 21 de Febrero del 2014 donde fue separada de su cargo como sub jefe de sección adscrita a Obras Publicas Municipales Sección Parques y Jardines, del Ayuntamiento de Tijuana, mediante el oficio #007,  donde se concede licencia con goce de sueldo para su desempeño como miembro del Comité Ejecutivo Estatal y Seccional del S.U.T.S.P.E.M.I.D.B.C (Sindicato Único de Trabajadores a los Servicios del Estado, Municipios e Instituciones Descentralizadas de Baja California.) a petición del propio Secretario General Manuel Oceguera.


Donde se le asignó su comisión, previa asamblea para velar y proteger los intereses de los trabajadores sindicalizados, el cargo de Secretaria de Prensa y Propaganda del Comité Ejecutivo Seccional del Sindicato de Burócratas de Tijuana.

Misma comisión que dio pie a la Toma de Nota expedida por el Tribunal de Arbitraje de Baja California el 21 de Enero del 2014.

Pero cuál sería la sorpresa nueve meses después en el mes de noviembre del 2014, ante los bochornosos acontecimientos donde se vio involucrado el Secretario de Trabajo y Conflictos José Luis Parra Vásquez donde fue acusado y se abrió expediente ante el MPFC por presunta violación a una menor de edad familiar de compañeros sindicalizados, misma información que se publicó en medios de comunicación de la región.

A raíz de estos hechos se elaboró un escrito firmado por delegados sindicales además miembros de la mesa directiva de los jubilados, apegándose a los estatutos donde se le solicitó al Secretario General Manuel Oceguera Villa se le suspendiera temporalmente del cargo a José Luis Parra Vásquez  porque manchaba la imagen sindical y por ser lo más prudente.

Mismo escrito que a pesar de ser una cantidad considerable de firmantes fue rechazado por el molesto secretario general esto basto para  que diera inicio  a la venganza exigiéndoles fuera redactado mediante  oficio firmado individualmente por cada uno de los quejosos cosa que obviamente fue considerado como una amenaza que ponía en peligro la estabilidad de su trabajo y muchos se retractaron, pero ella firme a su comisión de velar por los intereses de los sindicalizados envió la petición y ahí empezó el acoso hacia su persona.
Manuel Oceguera le aplicó en forma de venganza el “terrorismo sindical”
Porque ella fue una de las que se atrevió a señalar que lo mejor para el sindicato era separar de su cargo a José Luis Parra ocasionando la furia del secretario general y fue “congelada” por la afrenta hacia su consejero personal.

Esto provoco que fuera arbitrariamente removida de su cargo, en claro acto de venganza y traición sindical,  porque dentro de los estatutos marca que nadie puede ir en contra de un basificado, seas parte del Comité o la Mesa Directiva inclusive el propio Secretario General en turno.

“Los secretarios y sub secretarios no pueden ser removidos de su cargo solo por acusaciones, se debe de hacer una asamblea general, presentar pruebas en la en la misma, la base decide, se le forma la comisión de honor y justicia y se le sanciona según sea el caso y resuelva la comisión”.

Manuel Oceguera de manera arbitraria (violando los estatutos) consiguió haciendo uso de su tráfico de influencias que la Lic. Alma Bertha Ramos Rodríguez fuera removida de su comisión sin respetar él toma de nota y fuera puesta a disposición de la Oficialía Mayor donde le notificaron de su regreso a su anterior empleo, pero no la regresaron a su  anterior posición sino que la mandaron a un área diferente a la que estaba antes de ser comisionada acto irregular a todas luces.

El oficial Mayor Marco Antonio Dueñas como ya tenía “luz verde”, por parte del secretario de gobierno Bernardo Padilla, (hoy diputado electo).
 Le notifico (vía oficio) su nueva comisión en la Biblioteca pública municipal omitiendo reinstalarla en su anterior trabajo obviamente porque ahí posicionaron a una persona afín a Manuel y José Luis Parra.
Al ver cómo fueron pisoteados los estatutos que rigen a ese gremio sindical, sus derechos y el total desacato a la autoridad desconociendo un toma de nota “como si fuera basura”, por parte del líder burócrata.
Decidida a recuperar su comisión en el comité o definitivamente su posición anterior,  la Lic. Alma Bertha Ramos Rodríguez en el 2014 interpuso un recurso legal ante el  Tribunal de Arbitraje de Baja California, y las respectivas dependencias como la sindicatura procuradora del ayuntamiento de Tijuana, exponiendo su queja porque sabía que la ley le asistía, ante las claras arbitrariedades procedió a denunciar el caso por el de abuso de poder que sin ningún miramiento ejerció, el secretario Manuel Oceguera, que se atrevió a violar de todas formas los estatutos y los derechos de una mujer sindicalizada, por defender a su incondicional y cómplice secretario de conflictos.

La resolución del Tribunal de Arbitraje de Baja California fue a favor de la quejosa,  desconociendo la suspensión arbitraria del secretario general Manuel Oceguera y pidiéndoles le fuera reconocido su cargo a la C. Bertha Ramos Rodríguez y el 07 de abril del 2015, extendió la orden mediante oficio Núm. OP/OF/209, dirigido al Presidente Municipal de Tijuana Jorge Astiazaran Orcí, al Secretario de Gobierno de Bernardo Padilla, y al Oficial Mayor del Ayuntamiento de Tijuana  Marco Antonio Dueñas Soto mismos que fueron recibidos y sellados en el Ayuntamiento el 10 de abril del 2015.
También se enviaron a Manuel Oceguera, al Síndico Procurador y al Síndico Social.
Donde les informaban:

QUE DESDE SU DESIGNACIÓN MEDIANTE ASAMBLEA DE ELECCIÓN LA ÚNICA PERSONA AUTORIZADA Y RECONOCIDA AVALADA POR TOMA DE NOTA, EXPEDIDA POR EL MISMO TRIBUNAL PARA ACTUAR COMO SECRETARIA DE PRENSA Y PROPAGANDA DEL COMITÉ EJECUTIVO SECCIONAL DEL SINDICATO ÚNICO DE TRABAJADORES AL SERVICIO DE LOS PODERES DEL ESTADO Y MUNICIPIOS E INSTITUCIONES DESCENTRALIZADAS DE BAJA CALIFORNIA. ES LA C. ALMA BERTHA RAMOS RODRÍGUEZ.
Un año y seis meses después Jorge Astiazarán y ninguno de los funcionarios arriba mencionados ejerció acción para reconocer y reposicionar a la C. Alma Bertha Ramos Rodríguez, como lo ordenó el Tribunal de Arbitraje cayendo en la responsabilidad de desacato.
Como presidente municipal es su responsabilidad ordenar al encargado de despacho de la secretaria general del XXI Ayuntamiento de Tijuana ordenar su inmediata reinstalación en su anterior departamento ante los abusos constatados.
Pero al parecer los acuerdos con el tribunal de no son del interés del jefe de la comuna pesan más los acuerdos del anterior secretario.
La Lic. Alma Bertha Ramos Rodríguez sigue trabajando en la biblioteca municipal de Tijuana en espera a que la autoridad correspondiente del estado proceda a aplicar la sanción a Jorge Astiazaran y los funcionarios ya mencionados por incurrir en desacato a la orden del tribunal.