GOB BC

lunes, 15 de junio de 2015

ATACAN A BALAZOS CUARTEL DE POLICÍA DE DALLAS

ARMADO CON ARMAS AUTOMÁTICAS EXPLOSIVOS Y UNA PANEL BLINDADA, SOLITARIO SUJETO ATACA EL CUARTEL DE POLICÍA DE DALLAS
     











             

Dallas Texas EU.- Francotiradores del equipo SWAT de la policía abatieron al sospechoso que atacó la madrugada del sábado el cuartel general de la policía de Dallas, Texas, confirmó el jefe de policía de esta ciudad, David Brown.
"Los francotiradores le dispararon al sospechoso a través del parabrisas de la camioneta, alcanzando al sospechoso", dijo Brown a los periodistas.
El jefe policial descartó que el ataque se trate de un acto terrorista.
"En este momento, no tenemos ningún vínculo entre terrorismo y este individuo", agregó, precisando que sus servicios trabajaban estrechamente con el FBI, la Policía Federal.
Un robot manipulado por técnicos inspecciona el vehículo para constatar si el sospechoso está herido o muerto y asegurarse de que la camioneta no tiene explosivos.
La policía estima que se trata de un asaltante solitario, aunque algunos testigos habían mencionado varios atacantes.
"Lo que pensamos es que el sospechoso disparó desde varios lugares diferentes contra el cuartel general, y que los testigos pudieron ver al mismo sospechoso desde diferentes ángulos", declaró el jefe de Policía.
Bombas artesanales fueron encontradas en bolsas "dispersas en el frente y un costado del cuartel policial", señaló la policía.
En Twitter, el departamento de policía señaló que una de las bolsas "explotó por sí misma" cuando un robot anti-explosivos trató de desplazarla y que otro dispositivo fue encontrado bajo un vehículo policial y detonado.
Ataque cuidadosamente preparado
El ataque fue cuidadosamente preparado. El sospechoso también dejó una bolsa en el estacionamiento de la sede que contenía varios artefactos explosivos. Una de las bombas explotó cuando un robot, manipulado a control remoto por los artificieros, se acercó.
Ningún oficial de policía resultó herido en el tiroteo ni en la explosión, dijo Brown.
"Creo que fuimos bendecidos para que nuestros oficiales sobrevivieran a esta experiencia", comentó David Brown. Hay agujeros de bala en los patrulleros en los que había agentes sentados. Hay agujeros de bala en la sala de recepción, donde había policías (...). Hay agujeros de bala en el frente de la sede (...), el segundo piso tiene agujeros de bala, el mostrador de información tiene agujeros de bala por todas partes", agregó.
Brown dijo que creía que el atacante "tenía el propósito de matar a policías y se tomó el tiempo de disparar varias veces su arma".
Jimmy Lee Boulware, de 73 años, que afirmó ser el padre del sospechoso, dijo a la cadena KTVT, filial de CBS, que su hijo había sido acosado por la policía y por los servicios de protección de la infancia.

Señaló también que James se esforzaba por encontrar y mantener un trabajo remunerado y que no le resultaba fácil debido a sus antecedentes penales.

Móviles inciertos
Las razones del ataque siguen siendo inciertas.
"El sospechoso dijo a nuestro negociador que le sacamos a su hijo y que lo acusamos de ser un terrorista, y que nos va a hacer volar a todos. Luego cortó la comunicación", explicó el jefe de policía, que descartó que el ataque fuera un acto terrorista.
"En este momento, no tenemos ningún vínculo entre este individuo y el terrorismo", agregó, precisando que sus servicios trabajaban estrechamente con el FBI, la Policía Federal.
"Desde el principio hemos estado coordinando con el FBI para asegurarnos de que, si hubiese nexos con el terrorismo, tendríamos rápidamente la información", afirmó Brown.
La Asociación de Policías de Dallas, que representa a agentes de esa ciudad, escribió en Twitter que el hombre tenía tres antecedentes "de violencia intrafamiliar". "Era muy reacio a aceptar el sistema de justicia penal".
Policía intensificó la seguridad en otros edificios en Dallas como medida de precaución tras el ataque.
El mes pasado, en las cercanías de Garland, en la misma zona metropolitana, dos personas fueron abatidas por un policía tras atacar un controvertido encuentro en el que se presentaron caricaturas del profeta Mahoma. El oficial resultó herido.

En noviembre último, las fuerzas del orden mataron a un hombre en Austin, capital del estado de Texas, luego que abriera fuego contra varios edificios estatales, incluyendo el cuartel general de la policía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario