GOB BC

lunes, 12 de septiembre de 2016

DENUNCIA DE IRREGULARIDADES E INEQUITATIVA DISTRIBUCIÓN DE APOYOS SUBSEMUN EXHIBE CORRUPCIÓN Y FAVORITISMO DENTRO DE LA DSPM.



Denuncian que el aumento de sueldo que fue avalado por el cabildo en la pasada administración aún no se ha aplicado a los policías comerciales.
Benefician con sueldos y rangos a elementos fusionados de la extinta sección auxiliar cercanos a amigos del encargado de despacho de la SSPM





QPBC TIJUANA.- En la SSPM se vienen dando sin ningún miramiento favorecidas decisiones como en el rancho, “nomas pa los compás” solo para los recién integrados auxiliares, sin respetar méritos ni antigüedad de los elementos de la policía comercial, esto tiene a elementos de X- 4 en una situación de inconformidad.





La situación de los policías comerciales viene desde la administración pasada por que antes de terminar su ciclo, en sesión de cabildo les fue autorizado un aumento a los raquíticos sueldos de los policías comerciales que apenas les alcanza para malcomer y mantener a sus familias.






Oficiales descontentos manifiestan que existen  bastantes irregularidades en el manejo de los recursos federales del Subsidio para la Seguridad en los Municipios (SUBSEMUN), por parte de la administración municipal del XXI Ayuntamiento de Tijuana.








Es notorio el apoyo a los recién fusionados elementos que pertenecían a la desaparecida “sección auxiliar” muchos de ellos sin ninguna preparación en el uso de armas desde que entro José Luis López  Medina como encargado de despacho de la SSPM de Tijuana han ido dándoles muchos privilegios, a varios elementos que acaban de entrar a esta sección Comercial Bancaria e Industrial,  ya los hicieron supervisores y portan arma, cuando antes tenías que ganártelo con méritos, muchas veces tenían que pasar años para lograrlo al día de hoy la mayoría de supervisores de X - 4  son elementos de la desaparecida sección auxiliar o X-5 mismos elementos que fueron bien favorecidos con él reciente apoyo federal excluyendo a muchos de nosotros.





Un policía comercial que por obvias razones nos reservamos su nombre reporto que:



“Mientras que muchos de nosotros que tenemos más de 25 años de servicio y que contamos con la preparación profesional por ejemplo: En defensa y traslado a valores, funcionarios o empresarios, entrenamiento en  “paradas calientes”, (Estrategia para interceptar a vehículos en fuga y detener a los sospechosos) , protocolo para escape en caso de emboscadas, entrenamiento en tácticas policíacas, conocimiento del uso de armas de fuego, conocimiento técnico en tácticas de sometimiento y defensa personal entre otras cosas”.





Todo este conocimiento que no se aprende de la noche a la mañana, que en un momento dado y lo digo con orgullo nos convierte en verdaderas máquinas de prevención y combate. Un aprendizaje que se aplica de una manera profesional, sea cual sea la situación o el objetivo en su momento exacto, y con la intensidad que se requiere.





En contexto esto no es reconocido por la superioridad al día de hoy a veces no portamos el arma y así nos mandan nuestros superiores a cubrir servicio.





La corrupción llego para quedarse, aflora dentro de la propia corporación es una verdadera pena y una vergüenza, es claro el favoritismo por esta gente que se fusiono, con la entrada de otro “compadre”,  del alcalde de Tijuana al mando.





El servicio exige, el arma de fuego “ya sea corta o larga” según sea la necesidad, como parte del equipo y así debería de ser es el servicio, Un servicio por el que pagan los interesados miles de pesos, con estas acciones, si llegara a pasar alguna contingencia como un intento de asalto, intento de secuestro o un ataque armado, es obvio que estamos expuestos y en gran desventaja con un 99% de  perder a la persona que se está cuidando o a los valores por lo cual fuimos contratados para proteger.





Inclusive el riesgo más grande y que irresponsablemente no captan estos supervisores, que nunca han sido policías, es que se llegue a perder la vida del cliente y del propio elemento, todo por cubrir servicio obligados a estar desarmados.





Esto es un claro robo al cliente, porque el que deposita su confianza en que está protegido le cuesta pagar por protección.





No contar con lo principal y más importante de tu equipo como lo es el arma de fuego, que te obliguen a simular los mismos supervisores es gravísimo, una total irresponsabilidad y una omisión casi criminal.