GOB BC

viernes, 9 de septiembre de 2016

LA CLEPTÓMANA SOCIALITÉ LAURA TORRES REGRESÓ AL CONGRESO A SACIAR SU VICIO



SE HIZO OJO DE HORMIGA CON EL DINERO DESTINADO PARA APOYO SOCIAL.




QPBC PLAYAS DE ROSARITO.- Los apoyos destinados para ayuda social del congreso se convirtieron en un suculento “ambigú” puesto en la mesa listo para degustar.


Para la derrotada ex candidata a alcaldesa, la “plurinominal” Laura Torres Ramírez, misma que   regreso al Congreso del Estado después de ver la cruda realidad y hacer “el coraje de su vida”, al perder vergonzosamente la alcaldía de Playas de Rosarito, ante una mujer que fue atacada por propios  y extraños, (Panistas) y (Priistas) desde que se dio la noticia de que por ley debería ser una dama la que representaría al Partido Acción Nacional (PAN), como candidata a disputar la silla presidencial, recayendo la responsabilidad en la ex diputada federal Mirna Rincón Vargas, que por su inteligencia, humildad y respeto hacia los rosaritenses, salió victoriosa dejando a todos (y a los mismos Torres), con los ojos cuadrados sin poder entender cómo era posible que alguien le ganara a “la princesa” Laura Torres, la hija del poderoso cacique del pueblo Hugo Torres Chabert.



En ese contexto, a Laurita no se le pego nada, no aprendió a ser respetuosa, humilde y sencilla, con la gente del pueblo, principales cualidades del ser político. 

Simplemente la comunidad  rosaritense se manifestó castigando con el voto en contra, la soberbia y todas las “bondades”, con las que siempre se ha conducido la guapa chaparrita.
Ni después de recibir en su propia cara el rechazo de esos, de los que ella nunca se ocupó, ni preocupó y ya como diputada, sin ningún miramiento se fregó con la lana de lo que les daba, ellos son la  gente del pueblo los más humildes y necesitados.

La maestra con “doctorado en antropología”, no asimiló su error por lo que se puede ver, ya que sigue siendo la mujer grosera, déspota, e insensible con “ínfulas de realeza”, acostumbrada a humillar y  tratar como esclavos a todo aquel que se le ponga enfrente, incluyendo sus más cercanos colaboradores, “ojo”,  (menos a los que le ayudan a robarse la lana). En pocas palabras todo aquel que por desgracia tiene que trabajar a su lado, soportando todo tipo de groserías de parte de la bipolar bella diputada.

Resulta que, sin una pizca de vergüenza, la repudiada “Socialité”, regreso a reclamar su curul con una actitud más insoportable que nunca, solo dirigiéndose a  los que son más importantes, mirando a todos como si fueran sus “gatos” y exigiendo todo tipo de caprichos, como:

 Volver a reinstalar a su gente, pero ahora exigiendo una base permanente especialmente para su “asesor financiero” mejor dicho para  “su cómplice en los robos”,  (el encargado del trabajo sucio de la diputada que desvía los apoyos destinados la gente humilde sin ningún remordimiento).

Ese es  Miguel Ángel Barraza Chiquete, una verdadera “rata de dos patas y cola larga  (pero en serio) larga”, y que precisamente por esas cualidades funge como “secretario técnico” de la cleptómana “Kardashian rosaritense”.

Dos días después de perder la contienda la bella chaparrita mandó un oficio al presidente de la bancada priista David Ruvalcaba y a la entonces presidenta del congreso para  que le fueran detenidos todo tipo de beneficios monetarios y de apoyo social a su suplente, la diputada María Elena García y les anunció su regreso. Sin siquiera tener la educación de notificar a la propia diputada suplente, que se enteró por rumores o chismes, en vez de enterarse por la vía formal como lo marca el protocolo.

Claro que el regreso no fue con la intención de elaborar leyes, que beneficien a los bajacalifornianos ni para reformarlas, obviamente regresó por el simple interés de “don dinero”, del que podrá echar mano a sus anchas sin que nadie la investigue estos meses que le quedan.

Después de tirar a la basura en la pasada contienda varios millones de pesos que según ellos, le metieron, a la campaña, calificada como la más (falsa, vergonzosa, desangelada e insípida), que se haya visto en la historia del PRI del quinto municipio. 

Y como no ganó, en su psique navega “la ideota” de que tiene todo el derecho y obligada está (según ella) a recuperar de lo “perdido lo que se pueda”, porque su papi quiere la otra torre y para seguir disfrutando de las mieles del congreso que paga, viáticos, sueldo, vales de gasolina y aguinaldo entre otros. Todo esto pagado con impuestos de los  bajacalifornianos que ni siquiera  votaron por la señora. 

Desde la pasada campaña donde el candidato a alcalde fue Don Enrique Esquivel, el secreto a voces ya circulaba de lo mezquina, déspota y lángara que era, ya que hasta se colaba en cualquier foto para darse publicidad gratis, más cuando entregaban cosas a la gente humilde, sin ella dar un solo peso.  

“ZAPATERO A TUS ZAPATOS”
Ahí su papa Hugo Torres Chabert,  la impuso en el partido tricolor como candidata a diputada plurinominal, jugando (como siempre) y apoyando a los contrarios en este caso el lujurioso Silvano Abarca Macklis alias el (Presume lo que  tienes y te diré quien eres) para que su querida hija llegara a  jugar a ser diputada, dando seguimiento al pie de la letra a su maquiavélico plan, primero apoderándose del PRI rosaritense para luego, ya “compradas las conciencias” de traidores priistas, volver a imponerla dos años después 
antidemocráticamente a güevo”, como candidata a presidenta del PRI, segurísimos de que ganarían la presidencia. 

Pero don Hugo Torres nunca se imaginó que su consentida hija “nomás no daría una”, tarde se dió cuenta que ni todo el dinero del mundo le bastaría para lograr hacer de ella una gran mujer dentro de la política todo por su horrendo carácter, (ya que ni él mismo  la soporta). Actitud que en vez de sumar resto. 

Primero ganándose la antipatía de priistas, (por la imposición en la repartición de posiciones políticas de personas ajenas al partido, que sin poder detenerla solo veían como su partido era infiltrado por el enemigo).

Ya en campaña fue evidente el rechazo de los rosaritenses más humildes, mismos que no la conocían ni en foto, menos en persona y al llegar Laura Torres buscando el voto obviamente la bateaban.

Cercanos colaboradores mencionaron que daba “pena ajena” porque a leguas se notaba que la gente humilde no la querían ver ni en pintura,  Don Hugo se desmoralizó por que como asesor de campaña siempre palpó la derrota..

Ahora resulta que después de robarse el dinero de algunos finiquitos de empleados que laboraron con ella, hasta que renunció para irse a la campaña, y que  por ley, debía otorgarles porque estaban siendo despedidos, por la fina “Kardashian” de Rosarito, Laura Torres, también se agencio para sí entre otras cosas, hasta lo que le tocaba como finiquito a su propia suplente la señora María Elena, además medio millón de pesos de la última quincena de apoyo social que le correspondía entregar a los ciudadanos la misma diputada María Elena García.

Dinero que también fue agandallado por la cleptómana diputada L. Torres que regresó como si no pasara nada a la casa del pueblo “muy digna ella” a ocupar su curul. 

¡Ha! pero ¡eso no es nada! Lo de los finiquitos no le bastó a la cleptómana, bella diputada, nos gustaría saber cómo entregará los apoyos que le pidieron cientos de rosaritenses necesitados que acudieron a su módulo las últimas tres semanas del mes de agosto y que fueron atendidos de maravilla para que hicieran sus trámites de apoyo. 

Resulta que les dijeron que volvieran en quince días a recoger su cheque, pero cuando acudieron no había ni un alma solo encontraron un módulo de atención ciudadana vacío.
Lo quitaron sin avisar, sin dejar razón, ni siquiera una dirección donde encontrarlos, y de pilón el número telefónico que les dieron no funciona o lo desconectaron.

¡Esto es aberrante! No lo puedo creer pero, la duda está en el aire, a esta gente que les recibió sus peticiones de apoyo  ¿también les robará? O solo les dará ¿la mitad del cheque? Como lo han hecho siempre Si es así.

La verdad  ¡Qué poca!

Ya vio Don Hugo, ¡Amárrele las manitas a la nena!!  Aparte de inquieta, le salió malcriada
¡Aguas porque anda suelta!

¡Pero viéndola bien de tal palo tal astilla!