GOB BC

lunes, 30 de septiembre de 2013

Palco de Prensa Lunes 30 Septiembre 2013 Pactos y consensos.


                                          Por : Gilberto LAVENANT

Cual si fuese un régimen totalitario, los dirigentes y candidatos panistas a puestos de elección popular, obviamente para atraer reflectores y como una más de sus promesas de campaña, se comprometieron a que, una vez iniciada sus gestiones, escarbarían en las cuentas de la XX Legislatura estatal, cuya gestión concluye este día, y reducirían su presupuesto, presumiendo que es el más caro del país.


Pero las  cuentas no les salieron. Los resultados electorales les indicaron que los legisladores panistas no serán mayoría, ni simple, ni calificada, y que por lo tanto, tendrán que recurría pactos y consensos, para que el Congreso estatal funcione. Así es que tuvieron que bajarle “dos rayítas” a su belicosidad.

En especial, luego de que los legisladores priístas y sus aliados, integrantes de la XX Legislatura, les “ganaron el mandado” a los panistas y asociados, reformaron la Ley Orgánica del Poder Legislativo, y establecieron que todo directivo será designado por mayoría calificada, o sea 17 votos. El PAN tiene 12, el PRI 11 y el MC 2.

Así es que los panistas tuvieron que entender, e incluso reconocer, que aunque conservaron la gubernatura estatal, no tendrán bajo su control absoluto el poder legislativo. Osuna Millán les dió la muestra. Acostumbrado a observar y vetar cuanta iniciativa de ley no era de su agrado, en total vetó una 45 de la XX Legislatura, hizo el intento, pero se quedó con las ganas, cuando los legisladores le aclararon y observaron que no tenía facultades para vetar leyes relativas al funcionamiento de la legislatura y que tampoco requerían de su publicación en el Periódico oficial, pues estas se publican en la Gaceta Legislativa.

Total, luego del jaloneo, que hasta ahí quedó, Osuna Millán negoció con los legisladores de la XX Legislatura, que precisamente hoy concluyen su gestión, y le aprobaron cuantas cuentas del Poder Ejecutivo les fue posible y a su vez “cerró los ojos”, para que los aún diputados aprobasen las propias. Así, ni unos, ni otros, tendrían oportunidad de “sacarse trapos al sol”, en el futuro próximo.

El mensaje le llegó al Gobernador electo y a los legisladores rivales a priístas y aliados, que integrarán la XXI Legislatura, que hoy inicia gestiones, a quienes no les quedó otra más que hacer a un lado sus pretensiones de agresividad contra sus rivales políticos y optar por posturas sensatas. Finalmente entendieron y reconocieron, que tendrán que seguir la línea de pactos y consensos, tan de moda con el Presidente Enrique Peña Nieto.

José Guadalupe Osuna Millán, batalló mucho para entenderlo. La segunda parte de su administración fue sumamente ríspida con los legisladores priístas, que mayoriteaban propuestas contrarias a los intereses de los panistas y además les ganaron en habilidades políticas. Los panistas, no tenían muchas opciones. Estaban acostumbrados a esperar la línea del Gobernador y a apoyarla.

Ayer domingo, en Tijuana, el Gobernador electo, Vega de la Madrid, y los coordinadores parlamentarios de la legislatura, dieron una conferencia de prensa, precisamente para demostrar que alcanzaron un pacto de gobernabilidad, a 24 horas de inicio de gestiones de la XXI Legislatura.

Y aunque Kiko reiteró su propuesta de campaña, de reducir el presupuesto del Poder Legislativo, reconoció abiertamente que el Gobernador propone, pero que los legisladores disponen. Dicho en otras palabras, insiste en que desearía quitar recursos al Poder Legislativo, pero que él solamente propone, pues los legisladores son los que revisan y aprueban presupuestos, incluso el del Ejecutivo que encabezará el gobernador panista.

Estas son las ventajas de la democracia. Si el partido en el gobierno, ostentara también el control del legislativo, e incluso del judicial, el sistema de gobierno en México sería una dictadura. Es lo que se critica del viejo PRI, cuando gobernaba el unipartidismo y el Presidente mexicano, prácticamente, era un monarca, o un dictador. Los deseos del Primer Mandatario, eran órdenes ineludibles para todos los funcionarios públicos y en especial para todos los mexicanos.

Imaginen a Peña Nieto, ordenando al Legislativo, y éste obedeciendo : “Suban el IVA al 20% y graven cada movimiento de los mexicanos, tengan a no tengan recursos. Pero a los compas, ni los toquen, bastante hacen con apoyar o difundir las acciones de gobierno”.

Hoy, no solamente los rivales políticos cuestionan las pretensiones del Presidente de la República, también lo hacen algunos priístas -aunque realmente son muy pocos- y muchos mexicanos, a través de las redes sociales, que hoy han hecho, de Peña Nieto, el blanco de sus críticas ácidas.

Pero volviendo con los panistas bajacalifornianos, que son un ejemplo de que “cae más pronto un hablador, que un cojo”. Por un principio de gobernabilidad, tendrán que caminar, agarrados de la mano con priístas y sus aliados y tendrán que llegar a negociaciones y acuerdos, para que las propuestas de su Gobernador, no vayan a parar al bote de la basura.

Todavía en la conferencia de prensa, Kiko vega se atrevió a señalar que su promesa de campaña, de reducir el presupuesto del Poder Legislativo, lo reiterará en el proyecto de presupuesto de egresos, para el 2014.

Ya fue Secretario de Finanzas y sin embargo olvidó, que el Presupuesto de Egresos del Poder Legislativo, lo plantean, discuten y aprueban los legisladores, al margen de pretensiones o deseos del Gobernador.

No obstante, ahí mismo le respondieron los priístas, por conducto de René Mendívil, coordinador de los legisladores priístas en la XXI Legislatura, que la revisión presupuestal, no debe limitarse a una sola instancia. Como advirtiéndole que si a los legisladores se les pretende revisar y limitar recursos, pues también al ejecutivo e incluso al judicial. Como diciendo : o todos rabones, o todos coludos.
                                                                                   

No hay comentarios:

Publicar un comentario