GOB BC

viernes, 8 de enero de 2016

Palco de Prensa: La deshonra política.


Por : Gilberto LAVENANT             

Nadie lo podía creer. Que recapturaron a Joaquín Guzmán Loera, mejor conocido como “El Chapo”, 6 meses después de haberse fugado del penal de máxima seguridad, de Almoloya de Juárez.

Parecía una simple broma, propia del Día de los Santos Inocentes.

El Presidente Enrique Peña Nieto, tuvo que dar un mensaje, para que nadie dudara de la noticia, éste viernes.   

El lunes 13 de Julio del 2015, bajo el título de “Consternación Nacional”, el columnista hacía referencia a la fuga de “El chapo”. La segunda en su vida delictiva. Ambas, de prisiones de supuesta máxima seguridad.

Este no es un asunto meramente policíaco. Más bien ha sido un asunto de corte político. Guzmán Loera, uno de los principales narcos mexicanos, ha exhibido la vulnerabilidad del gobierno de México.

Por segunda ocasión, burló la supuesta máxima seguridad del sistema carcelario. Luego se sabría que para ello construyó un túnel, de una longitud de más de un kilómetro. Y, obviamente, que no lo hizo solo. Que contó con la complicidad de autoridades y guardias del penal.
Entonce, en relación con esa segunda fuga de El Chapo, el columnista comentó : “El pasado sábado, México entero amaneció con una lamentable noticia, de corte policiaco, pero que pinta a nuestro país como una grotesca caricatura”.
Señalaba que : “Sin duda alguna, la noticia consternó a los mexicanos. Joaquín Guzmán, conocido como “El Chapo”, escapó, por segunda ocasión, de una cárcel mexicana. Conste, de una de máxima seguridad. Si no fuera de ese nivel, se habría fugado el mismo día que lo recluyeron”.
Observaba que : “Da pena. La interpretación, es que el gobierno mexicano está al servicio del narco. Que prácticamente  les permite operar con toda libertad. Que cuando los detienen, más bien es para seguridad de ellos mismos. Estando en prisión disminuyen los riesgos”.
A esto agegaba : “Que estos, los capos de la droga y del crímen organizado, abandonan las prisiones, cuando así lo consideran pertinentes. Cuando se cansan, de estar de “vacaciones” a la sombra”.
Bueno, la administración peñanietista, logró “sacarse la espina”, al recapturar a “El Chapo”, apenas 6 meses después de su fuga.
Sin embargo, esto no libró a Peña Nieto de severas críticas de todos aquellos que están en contra del presidencialismo. De los antipriístas. Quienes trataron de minimizar el hecho, diciendo que había muchas  cosas más importantes, que recapturar a uno de los principales narcotraficantes.
Que era mucho más importante, la pérdida del valor del peso frente al dólar. La ola de violencia que azota al país. Nada es de su agrado.
El propio Presidente de la República, al dar a conocer, formalmente, la noticia de la recaptura, señaló que se ha logrado capturar a 98 de los 122 delincuentes más buscados y que ya no representan un peligro para México.  
Si así, es tan grave el nivel de inseguridad que existe en el país. El nivel de violencia que azota casi todas Las regiones de la República Mexicana. Imaginen, lo que pasaría si todos esos estuvieran e libertad.
Debe reconocerse que el gobierno, en gran parte, está cumpliendo con su compromiso de velar por la seguridad y tranquilidad  de los mexicanos.
No se puede dejar de reconocer, que abunda la corrupción en todas las instancias de gobierno, lo que permite que individuos como “El Chapo”, logren escapar de la autoridad o incluso, que desde los penales continuen delinquiendo.
Falta ahora, fortalecer las labores de procuración y administración de justicia. Sobre todo, que se acaben las corruptelas y la impunidad.
Que la autoridad recupere la autoridad plena y actue con claridad. Que se erradiquen las dudas y las sospechas.
Por cuanto hace al destino de “El Chapo”, es lamentable reconocer que no exista en México, un lugar de donde se tenga la seguridad  que no volverá a escapar.
El gobierno mexicano cuenta con 17 centros federales de readaptación social. De esos, 3 son considerados de máxima seguridad. “El Chapo” ya logró escapar de dos de ellos.
El  Cefereso 2, conocido como el penal de Puente Grande, Jalisco, de donde escapó el 19 de Febero de 2001, donde había estado recluído desde el 22 de Noviembre de 1995, luego de haber sido capturado en la frontera de Guatemala con México. 
Luego volvió a ser capturado el 22 de Febrero de 2014 y encerrado en el penal de Almoloya de Juárez, permaneciendo recluído poco más de un año, logrando fugarse el 11 de Julio del 2015.  
Parecía que nunca más sería recapturado.pero se logró el pasado viernes  8 de Enero.
“El Chapo” ha deshonrado al sistema político mexicano. Solamente queda un tercer penal de máxima seguridad, para su reclusión. Está ubicado en Matamoros, Tamaulipas, pero con condiciones de seguridad y eficiencia, mucho menores que las de los otros dos, de donde ha escapado. A menos que se decida extraditarlo a Estados Unidos.    

La corrupción sigue generando la deshonra del sistema político mexicano. La deshonra política, que es algo sumamente grave.

No hay comentarios:

Publicar un comentario