GOB BC

domingo, 24 de abril de 2016

GILBERTO LAVENANT


QPSBC.- Hasta hace poco tiempo, los cargos directivos en los partidos políticos, concretamente en el PRI, eran algo así como un  puesto administrativo. Los dizque dirigentes, no dirigían a nadie.

Todo operaba en base a la disciplina partidista. Todo era una simulación. Muchos presumían liderazgos, que no ostentaban y que difícilmente podían acreditar.
A la hora de los comicios, los resultados electorales ponían al descubierto la simulación. Dicen que con  la llegada de Manlio Fabio Beltrones, a la dirigencia nacional, decidieron erradicar todas esas viejas costumbre, que en Baja California daban como resultado que perdieran todos los comicios.

Ahora, según explica Jorge Tustsumi, Presidente del PRI en Tijuana, se decidió establecer una estrategia, basada en la organización, haciendo a un lado la simulación, designando operadores por zonas, que serán los responsables de que los electores acudan a la urnas.  
El  pasado fin de semana, estuvo en la reunión sabatina del grupo “Jesús Reyes Heróles”, que encabeza Francisco de la Madrid Romandía, estableciendo el compromiso de asesorarlos en cuanto a la estrategia de organización que el priísmo pondrá en marcha en este proceso electoral.
El propósito, indica, es superar las expectativas de procesos anteriores, en los que llegaron a estar cerca de alcanzar la victoria. Pero en los que se quedaron cortitos.
Tsutsumi confía en que en los comicios de junio próximo, lograrán excelentes resultados. Que la estratega ya la aplicaron en otras entidades, en las que ha habido elecciones, incluso en los que iniciaron con perspectivas desfavorables.
Reconoció que la falta de organización del priísmo, es la causa de las derrotas en el pasado, aunado a la simulación. Que ahora se podrá medir la participación de cada quien.
Los priístas reconocen que es la primera vez, que en muchos años,  ponen atención en la organización, que ahora se trabajará en base al “librito”, en forma sistemática y detallada.
Advierte Tsutsumi, que algunos detalles de la estrategia, tendrán que observarse y discutirse a puerta cerrada, solamente entre priístas.
Todo indica que el priísmo, tratará de aprovechar las amargas experiencias del pasado y las condiciones en que se encuentran los demás partidos. En especial el PAN.
Para nadie ha pasado desapercibido que el voto duro del Partido Acción Nacional, quedará seriamente pulverizado, por la candidatura del panista, Héctor Osuna Jaime, por el Partido de Baja California.
Otro tanto habrá de restarle, la candidatura por la vía de los independientes, de Gastón Luken Garza, más la aparición de nuevos partidos políticos, tales como el Partido Municipalista y el Partido Peninsular.  
No se puede pasar por alto, lo que representará la candidatura del exjefe policiaco Julián Leyzaola, por el PES, quien ha captado el interés de muchos tijuanenses, generalmente apáticos, respecto a las cuestiones políticas.
Cabe observar. que en pasados comicios, el Partido Acción Nacional, ha participado coaligado con el PRD, Panal y Partido de Baja California. En esta ocasión, no logró coaligarse con ninguno.
En cambio, el PRI, lo hará, coaligado con el Partido Verde Ecologista de México, con el Partido del Trabajo e incluso con el Partido Nueva Alianza, lo que representa una ventaja en los comicios de Tijuana.
Todos los partidos llegan a este proceso electoral,  en sus peores condiciones. Divisiones, abandono de militantes. Traiciones.
Esto, aunado al enorme repudio hacia los políticos tradicionales, condiciones económicas y sociales críticas, reflejando en un alto porcentaje de abstencionismo.
Los priístas están tratando de aprovechar todo esto, para que, pese a los negros augurios, sacar la mayor ventaja que les sea posible.
La estrategia, es cuidar la organización, y otras cosas. Sobre todo, hacer a un lado la simulación. La tradicional simulación.