GOB BC

domingo, 21 de agosto de 2016

POR OMISIONES PBCESISTAS VAN POR LA CABEZA DE HÉCTOR RIVEROS, EXIGEN EXPLIQUE DÓNDE QUEDARON LOS MILLONES DESTINADOS PARA LAS CAMPAÑAS.

El soberbio regidor del XXI Ayuntamiento de Tijuana y Presidente Estatal del PBC se mantiene cerrado sin dar cuentas claras sobre el desvanecimiento del recurso de campaña  asignado por el IEEBC que extrañamente no llegó a los candidatos.



QPBC TIJUANA.- En menudo broncón se metió el elitista presidente del Partido Baja California  (PBC), Héctor Riveros,  ya que haciendo honor a su soberbia, se le hizo fácil sub estimar la inteligencia de sus propios compañeros de partido, al no haber designado las cantidades correspondientes para las respectivas campañas de las pasadas elecciones del 5 de Junio esto derivó en una aplastante derrota para los diferentes candidatos a las alcaldías como los de las diputaciones, por consiguiente puso en verdadero peligro de desaparecer a el propio PBC.

El extraño e inusual proceder del dirigente estatal, hace pensar en la traición ya que estuvo a punto de lograr acabar con el PBC.

Al parecer su objetivo era dañar lo más que se pudiera al propio partido,  porque fue evidente el abandono de los candidatos de los 4 municipios excepto Tijuana, coloquialmente hablando “los dejo abajo” y le valió un real cacahuate los esfuerzos de los candidatos que en verdad buscaban la victoria.

Por lo tanto quedó evidenciado que este personaje no hizo el más mínimo esfuerzo ni siquiera para “disimular” que de verdad estaba apoyando a sus candidatos.

Quizá ya lo tenía premeditado o dándole el beneficio de la duda, de plano se le olvidó que él era el presidente estatal, porque solo se concentró en su ambición de seguir pegado a la ubre del erario público se enfocó  en llegar a ganar la diputación, metiéndole todos los kilos a su propia campaña, que como un verdadero “gandalla carente de toda ética”, aprovechando que él era el presidente estatal,  se auto impuso como candidato a diputado por el Dtto. 8 de Tijuana, olvidándose de los demás y solo apoyó la campaña de su fraudulento candidato Héctor Osuna Jaime, obviamente nadie votó por él, por el escándalo del mega fraude de los teléfonos pre pagados que afectó a muchos tijuanenses y turistas detallito que no se olvida aún a estas alturas.

El descontento es general y es manifestado por la mayoría de militantes del PBC en los cinco municipios del estado, que han llegado a tacharlo de “traidor y ratero” por los resultados ya conocidos, la omisión de hacer su deber, la falta de transparencia de gastos de campaña, y sumarle su mala administración e interés para llevar una buena contabilidad omitiendo entregar los reportes fiscales correspondientes a los gastos de campaña de su candidato a presidente municipal por Tijuana, Osuna Jaime

Púes ésta grave omisión causó que les metieran una multa de más de 1, 500,000.00 pesos exhibiendo la ineficacia al propio Héctor Riveros, por  la falta de compromiso de hacer las cosas como se debe, causando un daño irreparable a su propio partido.

Mencionar que el Diputado por el distrito 17, Felipe Mayoral Mayoral, importante  perfil político de este partido que en estos tres años ha realizado una buen desempeño como representante del pueblo, decidió renunciar a su cartera de acción política a nivel estatal por la forma que el dirigente estatal se viene manejando al punto de calificarlo como  “insoportable”,  por la cerrazón,  el centralismo en pocas palabras “el valemadrismo” de las decisiones de Héctor Riveros.
 
Comentan fuentes fidedignas que en las instalaciones del partido del PBC, se revelaron inconformes la totalidad de las secretarias administrativas y le presentaron su renuncia a Riveros, que no sabía ni que hacer y solo “pelaba los ojotes”, tratando de convencerlas para que no lo dejaran solo.

Queda claro que si tuviera un poco de vergüenza y dignidad, el que “debería de tirar la toalla”, es el  traidor que quedo descubierto por las graves omisiones que como presidente estatal eran totalmente su responsabilidad, sumado a esto los pésimos resultados en las elecciones y la falta de transparencia del gasto de los recursos de campaña.

Por lo que es inminente se le llame a cuentas en una comisión de honor y justicia y se le realice una auditoría por esos “milloncitos de pesos que deben de estar por ahí en alguna cuenta bancaria” esperando ser disfrutados..

Con la multa que les impuso el INE de casi 5 millones de pesos (la segunda más alta a nivel nacional aplicada a un partido estatal), este partido está casi enterrado para el 2019, gracias al infiltrado enemigo en casa.

Se menciona que se está formando un frente opositor para defender y rescatar al PBC y los  principios fundamentales que rigen a esta institución política, que casi pierde el registro como partido por un traidor. . 

En este contexto surge una división interna y la evidente preocupación del presidente estatal Héctor Riveros, por la gran cantidad de militantes indignados que se sienten traicionados en su propia casa, que exigen su inmediata renuncia a la  presidencia del PBC.

Nota: El PBC de tener 2 diputados y 4 regidores, ahora tendrá 2 regidores y un diputado.

Esta historia continuará …